miércoles, 29 de agosto de 2007

MIOPIA

Cuando estaba estudiando la primaria sucediò algo que no me explicaba, no se como funcionaba mi razonamiento, pero yo no podìa entender por que me reprendìan por no copiar ràpido lo que estaba en el pizarròn, (aùn recuerdo mi cuaderno manchado por las làgrimas) ,me costaba mucho alcanzar a ver lo que decìa, tenìa que entrecerrar los ojos y esforzarme mucho para poder copiar. Mis maestras no se fijaron nunca en eso, ni mi familia, sabìan que era una buena estudiante, y eso era todo, yo no tenìa ninguna forma de comparar como veìan los demas ,asì que estaba segura de que todos miraban como yo, y como no hablaba con nadie, pues, era màs dificil enterarme. Y ,por ser tan poco comunicativa, pasè asi muchos años. Entrè a la secundaria y pasò lo mismo, me costaba muchìsimo ver lo que estaba en el pizarròn, pero aunque parezca increìble, no tenìa forma de saber por que. Y no solo era en clase mi problema. En la escuela secundarìa hacìan excursiones y obligatoriamente tenìa que ir, era un martirio para mi, iba con todos en el bus, pero sola, no hablaba con nadie, solo escuchaba los cantos y alegres comentarios de mis compañeros. Recuerdo una vez que fuimos a un puerto, nos llevaron a conocer un barco por dentro, y hasta nos dieron un pasèo en el, fuè en un lugar bellìsimo, (lo se ahora porque fuì años despues con mi familia), recuerdo que cuando ibamos en el barco, mis compañeros señalaban los lugares con asombro y admiraciòn, hablaban de lo que estaban viendo y de lo bonito que era, el barco navegò por el rìo Dulce, y todos señalaron El Castillo de San Felipe, que es famoso aquì, yo dirigìa la vista a donde ellos señalaban pero no pude ver nada, no lo comentè , para que,¿ a quien le importaba?, aùn entonces yo creìa que todos miraban como yo y que tal vez serìa que no vi el lugar correcto que señalaron.




Un dìa, cuando tenìa ya 15 años, iba con mi mamà por la calle y le dije:-¡Mire, ahì viene Mirta!-,(Mirta era vecina nuestra), mi mamà me mirò asombrada y me dijo: ¡Pero si es un hombre!. Hasta ese momento supo que yo no miraba nada bien. Me llevò a la capital, aquì en el pueblo donde vivo, en esa època no existìan ópticas ni oculistas. Me diagnosticaron miopía y ese mismo dìa me pusieron lentes. Lo que pasò cuando me los puse fuè algo que aùn ahora me emociona,¡Estaba viendo! por primera vez en la vida, veìa como eran las cosas. Fue una experiencia maravillosa, ya no me importaba que se burlaran de mi o que me pusieran apodos, ¡Estaba viendo!, ¡Era como haber estado en las tinieblas y de pronto ver la luz! . Para entonces yo estaba ya en el primer año de la carrera de magisterio. El dìa que llegué al colegio con los anteojos puestos, mi catedràtico de Fìsica me dijo en broma: -Bienvenida al gremio de los chocolates- (asì les dicen aquì a los que usan lentes) pero ¿y que? estaba inmensamente felìz.


En mi vida espiritual paso algo muy parecido, como siempre me ha gustado leer, comencè a leer la Biblia, fue el mismo año que me pusieron los lentes, ya que era una de las asignaturas que se llevaban donde estudiaba, antes de eso nunca la habìa leido. No era tan fàcil tener una, creo que pocas personas tenìan. Desde ese tiempo nunca dejè de leerla, solo que no podìa entenderla,leìa los Salmos, que me ayudanban mucho cuando estaba triste, preocupada, angustiada, pero nada màs, Los demas libros aunque leìa y leìa, no entendìa, escuchaba a muchos comentarla y decir lo precioso que era, pero yo no lograba entender por que decìan eso en alguno pasajes que para mi, eran solo historia.


Un dìa en que la angustia habìa llegado al lìmite en mi vida, algo pasò, ese dìa hablè con Dios y le dije:- ¡Ya no soporto más, me rindo a ti, por favor ayudame por que solo tu puedes hacerlo!-. Estaba tan mal, tan deprimida, que lloraba aùn en la calle, ya no me importaba que me vieran. Por la noche, ese mismo dìa me invitaron a una reuniòn en casa de una familia amiga, el motivo, era escuchar a un famoso motivador que habìan invitado(bueno,yo lo conocìa asì por la tele, pero aquel hombre era ahora un cristiano), pensè que serìa bueno ir, que tal vez podrìa hablar con el y contarle todo lo que estaba viviendo, imaginè que se compadecerìa de mi y me darìa la razòn en todo. Cuando lleguè, vi que todos los que estaban ahì proyectaban un gran gozo, estaban cantando, me asombre de que hubiese gente tan alegre, yo tenìa años de estar muy triste. Pero luego comenzò a hablar el invitado, y mientras hablaba algo extraño pasò, ya no me sentì vìctima, me sentì culpable, dentro de mi sentì como un gran arrepentimiento, luego, el hizo una invitaciòn:¿alguien desèa invitar a Cristo a entrar en su corazòn?, sin pensarlo dos veces yo me puse de piè, y estuve ahì llorando, esta vez no de tristeza, era un llanto que nunca habìa experimentado, era como si a traves de el, saliera todo el dolor y amargura que habìa en mi alma. Luego de eso, pasò como cuando me pusieron los lentes, pude leer la Biblia, y muchos de los pasajes que no entendìa ahora parecìan estar iluminados, ¡Era increible! y asì ha seguido siendo hasta ahora, poco a poco, deja de ser solo letra y pasa a ser La Palabra de Dios que me habla directamente, Y vuelvo a maravillarme y a sentirme tan feliz, que no me importa si alguien se burla de mi, yo se que es real y eso es lo que me importa. "Escuchar" la voz de Dios en La Biblia es algo indescriptible.


" Así que la fe es por el oir, y el oir, por la palabra de Dios." Romanos 10:17


"porque la letra mata, pero el Espíritu da vida" 2Corintios3:6

"El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida." Juan 6:63

"Pero el entendimiento de ellos se embotó, porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo sin descorrer, el cual por Cristo es quitado." 2Corintios 3:14

14 comentarios:

Angie Sandino dijo...

Dios te devolvió la vista del alma junto a tus ojos curados....
Preciosa anécdota, te felicito...

Mil besos desde brasil...!

Mónica Lima Quinto dijo...

Eso solo sucede cuando estamos muy desesperados, tocamos fondo y un poder superior a nosotros llega en ayuda nuestra, a veces con forma de mamá, papá, amigos, vecinos, etc., pero álgo se despierta en nosotros.
Saludos Lizeth, por cierto, yo también soy del club de los chocolates.

FENIX dijo...

Estimada amiga: he dejado para ti un humilde reconocimiento en mi casa, por favor pasa y tràelo a èste hermoso lugar lleno de paz y bondad.
abrazos !!!

Lizeth dijo...

Angie: gracias, y que Dios siga bendiciendo tu vida.

Mònica, así es, Dios usa a veces vasos humanos para bendecir nuestra vida.

Fenix: Gracias por tus palabras y por el reconocimiento,como otras veces te he dicho, es por la misericordia de Dios que a pesar de todo lo imperfecto que soy, El me permite escribir lo que me enseñan al corregirme, al explicarme algo que no entiendo,o en cualquier otra situaciòn, a si que lo recibo para El.
Dios te bendiga.

Mónica Lima Quinto dijo...

Se me olvidaba, soy miope, pero actualmente las letras pequeñas no las veo de cerca, ¿será por la edad?
Saludos

Lizeth dijo...

Monica: yo tambien soy miope y las letras pequeñas ya no las veo ni de cerca en estos ùltimos años, asì que ahora uso lentes bifocales. No se cual sea tu edad pero seguramente lo mìo si es por la edad. Dios te bendiga.

BUSCANDO A MI AMADO dijo...

Dios es tan grande que te da es luz del alma y es una bendicion los anteojos una ayuda tremenda que gracias a dios da talentos y usan personas para aliviar nuestros quejas. Bendiciones hermana

Mónica Lima Quinto dijo...

Nací en el 64, sacá tus cuentas. Lo chocolate es herencia de mi familia materna, mi único tío y mi mamá usan lentes, mi hermano mayor, mi hermana menor y yo usamos de contacto, mi sobrino hijo de mi hermano usa lentes y mi hija mayor también ¡vaya herencia!

Saludos,

Lizeth dijo...

Monica: eres muy jòven, te llevò muchos años, casi una dècada. Y si, seguramente que lo chocolate es herencia por que en mi familia muchos usamos lentes,tias, hermanas, primas, y en la linea directa, yo uso, mi hija usa, y mi nieta mayor que tiene 9 años este año tuvo que comenzar a usar, ella tambien tiene miopía. Lo bueno es que no le pasò las mias que nadie se diò cuenta. Se mira linda con sus lentes, aunque para una niña no es nada cómodo usarlos.
Dios te bendiga.

Mónica Lima Quinto dijo...

Para tener una nieta tan grande, sos una mujer relativamente jóven, que Dios te bendiga a ti también

JOSELYN dijo...

Cada experiencia, te das cuenta por algo pasa las cosas, algunas desespera en busca de saber y ver gran experiencia eres bendecida, el espiritu viva en ti. Muchos abrazos de amistad y muchas bendiciones

Daniel Carrica dijo...

Hermoso testimonio, Dios te bendiga!

Manlio Hector dijo...

Amada Liz:
Es el deseo de mi corazón que todas las cosas sean de bendición en tu vida personal y familiar.He estado un tanto alejado de la actividad blogera,pero no te olvido para siempre.
No puedo imaginar como pudiste permanecer con el velo de la miopía tanto tiempo,¿cuantos trucos o recursos tenias para estar al día con las tareas escolares y cotidianas?.
Lo mejor de todo es que el velo espiritual fue quitado de tu vida para siempre al igual que el velo que se rasgó por la mitad para ya nunca más estar lejos del Trono de Dios.
Te mando un abrazo de amor y de justicia amada Liz.
Manlio.

CHC dijo...

Guau!!! Hoy si me sacaste las de Cocodrilo con ese Grito!!!

Gracias por recordarme que Yo soy pura guatemalteca.

Un abrazote y paz para ti amiga.