viernes, 19 de octubre de 2007

PERDIDOS






El domingo pasado, por una pregunta que escuché ,estuve pensando en lo que es perder algo. Lo que se pierde, deja de estar a nuestra vista, pero está en otro lugar. La pregunta era: ¿Se ha perdido usted alguna vez?. Al principio, no recordaba que me hubiese pasado algo así, pero después de unos momentos, recordé, si, si me había perdido una vez cuando era adolescente , me perdí con mi hermana y primas, eramos seis, cinco adolescentes y una niña. Fue una mañana que salimos a caminar, íbamos bien, por el camino correcto, llegamos a los límites del pueblo,donde era ya campos de cultivo. El camino seguía recto, pero algo llamó nuestra atención a un lado, a lo lejos, creo que creímos ver un vivero de flores, nos apartamos de la ruta y nos metimos en los terrenos plantados de milpa que después de la cosecha, permanecían aún con los tallos y hojas secas, nos metimos entre ellas, buscando el lugar, pero luego de un tiempo, nos dimos cuenta que estábamos perdidas, ya no se veía ninguna construcciòn, solo las milpas secas por todas partes, comenzamos a asustarnos, y fue peor cuando aparecieron varios perros ladrando furiosos. Mi prima más pequeña, quería protegerse de ellos y se puso tras una caña de milpa, por supuesto era imposible esconderse ahí. Teníamos que volver a la hora del almuerzo pero cuando por fin encontramos el camino ya era mucho más tarde.
Este recuerdo me hizo pensar en lo que es perderse o perder algo.
.Cuando lo que se pierde es una cosa muy necesaria es preocupante , cuando es una mascota, es mayor la preocupación, pero cuando es una persona es terrible.
Quiero compartir aquí algunas de las veces en que ha sucedido eso en mi vida. Un día perdí mis documentos personales al bajar de mi carro. Mi licencia de conducir, mi cédula, y otros documentos. Estaba muy preocupada, volverlos a tramitar lleva tiempo y mientras tanto estaría indocumentada, además estaba el mal uso que alguien podría darles. Así que lo que hice fue antes que todo hablar con Dios y pedirle ayuda. Le dije: -Padre, por favor permite que mis documentos aparezcan completos, sin que falte ninguno-. Era un viernes por la noche. El lunes llegué a la escuela donde trabajaba y les pregunté a los alumnos si alguno por casualidad los había encontrado en la calle, pero nadie sabía nada. Pasadas unas horas, llegó una muchacha a mi aula y me llamó, En la mano, en una bolsita, llevaba muy bien cuidados mis documentos , tal y como yo los tenía.
En otra ocasión la gata siamesa de mi hijo menor, tuvo 3 gatitos, eran preciosos y todos los que llegaban de visita, querían tocarlos, así que la gata decidió llevárselos fuera de la casa. Mi hijo estaba muy triste, fuimos a preguntarles a todos los vecinos pero nadie los había visto. Así que lo que teníamos que hacer era hablar con Dios y pedirle su intervención. Por la tarde volvió la gata pero sola, y además tenia una gran herida en el vientre. La llevamos inmediatamente al veterinario, le pusieron varios puntos y para eso la anestesiaron. Ahora la situación estaba peor, la gata se quedó dormida y seguramente los gatitos estarían solos. Seguimos orando a Dios. Lo que se me ocurrió decirle fue:- Así como llevaste a los animales al arca, Padre, por favor trae a esos gatitos de nuevo a la casa- . No tenía idea de cómo podría hacerlo. La que sabía donde estaban era la gata y estaba anestesiada, pero Dios también sabía donde estaban. Al otro día muy temprano, mi cuñado, el esposo de mi hermana menor,vino a la casa,( ellos viven como a 8 cuadras de donde yo vivo) me extrañó verlo a esa hora y más cuando vi que había alguien con el . Me dijo:-Hace un momento fui a la panadería y allí encontré a un hombre con una caja ofreciendo unos gatitos, me acerqué y vi que eran los de aquí, así que le vine a enseñar la casa, para que los devuelva-. El hombre contó que los había encontrado cerca de su casa como a un Km., de aquí , al lado opuesto de donde mi cuñado lo encontró, en el campo ya. De esa manera, sin intervención de la gata y usando a quien El quiso, Dios los trajo de vuelta .
Lo más angustioso es cuando en vez de cosas o animales, es un niño. Eso les pasó a dos de mis alumnos. Fue algo así como el cuento de Pulgarcito, solo que real. Salieron un día con su padre al campo, el es agricultor, estando ahí, decidieron buscar moras o alguna fruta silvestre, pero caminaron mucho y luego no supieron como regresar. El papá, un hombre muy violento y alcohólico, después de buscarlos por un rato, volvió a su casa y los dejó perdidos. No hizo nada más por encontrarlos. Al día siguiente por la tarde , lo supe en la escuela. Al salir, fui a la casa de los niños y le pedí al padre que me acompañara a denunciar el hecho. Sin nada de pena ni mucho deseos de ir , me acompañó. Fuimos a la radio, a los Bomberos y por supuesto a la Policía. Por poco lo dejan preso por irresponsable. Después de eso ya nada podíamos hacer , nadie tenia ni idea de donde estaban. Los Bomberos dijeron que al día siguiente temprano organizarían el rescate, habían pasado ya dos días. Lo que si se podía hacer desde que supimos la noticia era orar, aparte de las instituciones a las que fuimos, también, pedí a la iglesia que orara. Dios era el único que sabía donde estaban esos niños.


Mientras tanto, los niños, al verse perdidos, siguieron caminando y poco a poco se alejaron mas de su terreno y del pueblo. Llegó la noche y estaban los dos en medio del bosque, en la total oscuridad y con una fuerte lluvia que al fin los hizo detenerse y refugiarse bajo un árbol. No lejos de ahí, en una solitaria casa , una mujer y su hija, se preparaban para terminar sus quehaceres e ir a dormir. Ellas salían todas las tardes a buscar leña al bosque, pero eso día dispusieron no hacerlo por la lluvia. De pronto una de ellas dijo a la otra- Mejor vamos a buscar la leña aunque esté lloviendo, no se por que, pero siento que tenemos que ir- . Así buscando los palitos para el fuego, las mujeres encontraron a los dos niños temblando de frío y empapados. Los llevaron a su casa. Al día siguiente fueron a ver el lugar donde encontraron a los niños, estaba a un paso de un profundo barranco. Si hubieran seguido caminando en la oscuridad de la noche, seguro habrían caído en el, pero Dios estaba cuidándolos. Luego las dos mujeres trajeron a los niños de vuelta a su hogar. Ellos viven cerca de mi casa así que los veo casi todos los días, ya son unos jóvenes pero cada vez que los veo, recuerdo lo maravilloso y fiel que es Dios quien los cuidó y los libró de la muerte. Su padre ahora es cristiano y ya no es la persona alcohólica y violenta que era antes.

Espiritualmente también podemos extraviarnos a veces, cuando desviamos la vista hacia algo que llama nuestra atención pero que nos hace perder el rumbo, dejamos de de mirar al frente, y caminamos en otra dirección, así, deslumbrados por algo, de pronto nos damos cuenta que estamos perdidos, que estamos mal, que no vamos ya en la dirección correcta. Cuando eso me sucede, voy directamente al único que me puede indicar la ruta y más aún, al que siempre que le clamo, está dispuesto a guiarme de nuevo. Cada vez que me siento perdida, que me siento apartada de la voluntad de Dios, que los problemas llegan a mi vida y estoy sin saber que hacer, es como lo que hacía mi prima, la niña que se escondía tras una caña de milpa seca cuando nos asustaron los perros, busco ayuda donde no la hay, busco consejo donde no está, y eso me hace sentir peor, pero gracias a Dios que El permanece fiel. El no me ha dejado ni me ha desamparado nunca, siempre viene en mi auxilio en el momento justo, se que me toma de su mano y de nuevo me conduce por la senda que El ha provisto.


"Confía en El Señor con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia.
6 Reconócelo en todos tus caminos y él hará derechas tus veredas.
7 No seas sabio en tu propia opinión, sino teme al Señor y apártate del mal
8 porque esto será medicina para tus músculos y refrigerio para tus huesos."
Proverbios 3:5-8

"“¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le extravía una de ellas, ¿no dejará las otras noventa y nueve en el monte e irá a buscar la extraviada? 13 Y si logra encontrarla, os aseguro que se alegrará más por esa oveja que por las noventa y nueve que no se extraviaron. 14 Del mismo modo, vuestro Padre que está en el cielo no quiere que se pierda ninguno de estos pequeños." Mateo 18:12


17 comentarios:

Angie Sandino dijo...

Realmente como dices, perderse, estar perdidos, es un sentimiento de vacio, desesperación, ganas de hacer magia, cualquier cosa por hacer que las cosas, las personas, las mascotas, estén donde tengan que estar... perder el alma, es lo más preocupante... regresarla al rebaño de almas es tener paz...

Un beso Lizeth!

Lizeth dijo...

Asì es Angie y esa paz es maravillosa. Dios te bendiga.

FENIX dijo...

Siempre que vengo acà, encuentro una palabra, un pensamiento que me hace no perder la fè.

gracias querida amiga... gracias !!!

Lizeth dijo...

Javier: es una bendiciòn y un privilegio para mi lo que dices, solo recuerda que si hay algo que bendiga tu vida en esto que escribo el mèrito es de Dios que siempre nos enseña. Asì que con toda seguridad te digo que El es el único que no nos fallarà jamàs. El es nuetro consejero y nuestro amigo. El Salmo 23dice: aunque pase por el màs oscuro de los valles, no temerè peligro alguno por que Tu estaràs conmigo. Tu vara y tu cayado me infundiràn aliento" Ante las adversidades de la vida solo podemos confiar en que El, como el perfecto pastor tiene cuidado de nosotros.
Las palabras o actitudes humanas pueden hacernos sentir bien o mal,pero aunque nuestra alma quiera apoyarse en ellas , es mejor apoyarse en la Palabra que viene de lo alto, de la boca de Dios, en El mismo que es Todopoderoso.
Que El bendiga tu vida y la de tu familia y que te envìe la provisiòn material y espiritual hasta que sobreabunde.

Te invito a leer Deuteronomio capìtulo 28 en La Biblia.

Hijo del Rey dijo...

Sencillamente, este es el mejor post que he leido en mucho tiempo.. Es un sermón perfecto para un día domingo. Te felicito, Lizeth, no cabe duda que el Espíritu del Señor mora en tu corazón. ¡Gracias por estas palabras de aliento!

Lizeth dijo...

Daniel: La gloria sea para El Señor. Por que el mensaje ha sido para mi antes y Dios me da la oportunidad de compartirlo.
Dios te bendiga hermano.

FENIX dijo...

De vsita para dejarte miles de abrazos, que tengas excelente semana !!!

♥♥♥JOSELYN♥♥♥ dijo...

Me perdi de niña, no se que edad tenia en ese momento, no recuerdo, Mi madre me comentaba: Que Mi padre y ella se preucuparon ya que ni se dieron cuenta, solo recuerdo la muñeca y un vestidito rosado, me quede ahí no me movi recuerdo que no me percate que estaba perdida, estaban buscandome por todo el local y nada hasta que alguien se percato que estaba en el mismo lugar donde me dejaron, pasa que se fueron caminando y se olvidaron de mi jajajaja la verdad no recuerdo las caras de mis padres pero solo recuerdo que me sentia bien viendo ese vestidito rosado y la muñeca. Yo em sentia bien y mis padres bien preucupados como locos buscandome.

No deja las noventa y nueve en el campo, y va en busca de la oveja perdida Dios no olvida ni deja desamparad@ gran verdad hermana en su amor por nosotros, por todos, está la verdad de Dios. Abrazos y Bendiciones chau chau

Maese dijo...

Querida Liz:
Siempre abogando por el prójimo. En tu comentario me dices que los comprenda, que a lo mejor no pudieron comprarme algo. ¡NO!
Esta vez no quise comprender nada.
De cualquier forma, siemopre me das una enseñanza.
Buen dia
Saludois

Lizeth dijo...

Maese: lo dije màs por el bien tuyo que el de ellos, cuando nos amargamos por culpa de otra persona los perjudicados somo nosotros. El otro ni se entera, pero a uno se le quita la paz. Te lo digo por experiencia, lo he pasado varias veces. Es como estar atado con esa persona, pero no con lazos de amor sino de enojo.
Dios te bendiga.

Norma dijo...

Hola Liz
Lindas tus palabras. Gracias
Feliz de aquél que pone toda su confianza en Dios
"Es tu providencia Padre, la que guía, la que abre caminos en el mar y un sendero seguro en medio de las olas, mostrando así cómo eres tú quien salva de todo peligro y que incluso puede uno embarcarse sin experiencia"Salmo 14
Te saludo en el Nombre del Señor Jesús
Cariños

St. Jose dijo...

Que bueno es recordar siempre que el Señor es nuestro Pastor y que nada nos pasará.


"Confiad en Dios perpetuamente, porque en el Señor está la fortaleza de los siglos."

¡Saludos!

Mónica Lima Quinto dijo...

Yo no tengo buen sentido de la orientación, ¡me he perdido en el centro de la ciudad!, así mismo he perdido los documentos de mi vehículo, mis llaves, etc.
Pero tenés razón, la mayoría de personas confíamos en nosotras mismas, sin embargo, las cosas no suceden por gusto sino con un proósito.
Saludos Lizeth

Lizeth dijo...

Mónica: es verdad, siempre hay un propósito para lo que sucede.
Me alegra saludarte. Dios te bendiga.

FENIX dijo...

De visita para dejarte saludos cariñosos.

Manlio Hector dijo...

Liz amada:
Perdida y encontrada,herida y restaurada.
Rebelde y perdonada.
Para siempre amada.

Hermoso y reconfortante escrito amiga mía.

Un abrazo tierno y fraternal
Manlio

Keyly dijo...

Hola..por primera vez por este sitio, y realmente me parece lindo..:)
Esta palabra que das en el post es super, que bello es nuestro Dios..Da paz que sobrepasa todo entendimiento..es Genial!!.. :)
saludos y bendiciones desde Venezuela..